sábado, 20 de septiembre de 2008

ENFERMEDADES MAS COMUNES DE LA CAVIDAD BUCAL, ENCIAS

ENEFERMEDADES MAS COMUNES DE LA CAVIDAD ORAL

El afta o estomatitis aftosa es una lesión o úlcera mucosa, como una
pequeña herida o llaga.
Que se localiza generalmente en la mucosa oral de bordes planos y
regulares y rodeada de una zona de eritema.
El afta está a menudo cubierta por una pseudomembrana.
Se ha asociado con virus y hongos, pero no existe relación causal entre
Candida albicans y afta.
Generalmente aparecen en la zona interior de los labios, las mejillas, o la
lengua.
No es una inflamación contagiosa, ni se transmiten de una persona a otra.
La estomatitis aftosa puede presentarse con una o más lesiones recubiertas
de una capa amarillenta sobre una base roja, las cuales tienden a recurrir.
No suele acompañarse con fiebre aunque a menudo son dolorosas.
Por lo general comienzan con una sensación de ardor en el sitio de la futura
úlcera.
Al cabo de varios días progresan a una tumefacción que se vuelve ulcerosa.
El área de color gris, blanca o amarillenta se debe a la formación de fibrina,
una proteína asociada con la coagulación de la sangre.
La caries es una enfermedad infecciosa multifactorial que se caracteriza
por la destrucción de los tejidos duros del diente.
Como consecuencia de una desmineralización provocada por los ácidos
que genera la placa bacteriana a partir de los hidratos de carbono de la
dieta.
Si no es tratada, tras la destrucción del esmalte ataca a la dentina y alcanza
la pulpa dentaria produciendo su inflamación, pulpitis, y posterior necrosis
(muerte pulpar).
El resultado final es la inflamación del área que rodea el ápice o extremo de
la raíz, periodontitis apical, pudiendo llegar a ocasionar una celulitis o
flemón.
La disciplina que estudia las caries dentales se denomina Cariología.
Ana vez producida ésta se trata al diente afectado con técnicas operatorias
utilizando materiales de restauración estéticos como los ionómeros vítreos
y resinas así como no estéticos como la amalgama.
La caries dental es una enfermedad multifactorial, lo que significa que
deben concurrir varios factores para que se desarrolle.
Enfermedades Periodontales

Las enfermedades periodontales son causadas por infecciones o placa
alrededor de sus dientes.
Son una causa usual de pérdida de dientes luego de los 35 años de edad.
La primera etapa de las enfermedades periodontales, y una de las más
comunes, es la gingivitis.
Gingivitis es la enfermedad bacteriana que provoca inflamación y sangrado
de las encías.
Causada por los restos alimenticios que quedan atrapados entre los dientes
y por una nula o deficiente higiene bucal.
Es muy frecuente que su origen sea causado por el crecimiento de las
muelas del juicio.
Esta enfermedad se puede desarrollar después de tres días de no realizar la
higiene oral (cepillado de dientes y lengua).
Cuando esta enfermedad evoluciona a un estado crónico, provoca bolsas
periodontales, movilidad dentaria, sangrado excesivo y espontáneo, y
pérdida del hueso alveolar que sostiene a los dientes.
Las enfermedades periodontales se ven con más frecuencia a medida que la
gente crece, y la mayor parte de las personas tiene señales de las mismas al
mediar entre los 30 y 40 años de edad.
La periodontitis es un tipo de enfermedad periodontal más grave, que si no
se la trata empeora a medida que se forman focos de infección entre los
dientes y las encías.
Esto hace que sus encías se separen de sus dientes y se deterioren los
huesos que soportan a los mismos.
Si los dientes no tienen soporte, pueden caerse.
Esta enfermedad es causada por bacterias de la boca.


Encía
La encía es una fibromucosa formada por tejido conectivo denso con una
cubierta de epitelio escamoso queratinizado que cubre los procesos
alveolares y rodea a los dientes.
La encía es contigua al ligamento periodontal y, en su exterior, con los
tejidos mucosos de la cavidad oral.
La encía tiene por lo general un color rosa pálido y al encontrase adherido a
los cuellos de los dientes (epitelio de unión) e insertado con fibras
colágenas (inserción conectiva).
Forma un sellado que protege al hueso y demás tejidos de soporte.
Se habla de encía marginal, encía insertada y encía alveolar, según la zona
bucal donde se encuentra.
La encía es componente del periodonto.
Las encías son un tejido del interior de la boca, que cubre las mandíbulas,
protegiendo y ayudando a sujetar los dientes.
Las encías son visibles al levantar los labios, su coloración, si están sanas,
es entre rosácea y rojo pálido con los dientes firmemente sujetos.
Una higiene inadecuada o insuficiente puede producir enfermedades
peridontales, incluida la gingivitis.
La encía se divide en dos regiones, la encía libre (marginal) y la encía
insertada. estas dos regiones se combinan para formar la punta de la encía,
que se extiende en sentido coronal entre los dientes, lo que se conoce como
papila interdentaria.
Esta evita el impacto de la comida en la zona interproximal bajo el área de
contacto de los dientes y el establecimiento de una irritación que podría
finalmente originar alguna patología periodontal.
La encía sana
La encía sana es de color rosado pálido.
Tiene una consistencia dura, firme y no deslizable.
Su superficie está queratinizada y puede presentar prominencias en forma
de piel de naranja.
En ciertas ocasiones puede estar pigmentada con un color marrón.
Esta pigmentación depende de unas células que se llaman melanocitos,
encargadas de producir el pigmento melanina.
En la encía sana consideramos que no existe placa bacteriana.
El espacio existente entre las encías y el diente se llama surco gingival.
En la clínica dental utilizamos un instrumento llamado sonda periodontal
para medir la profundida de ese surco.

ENCÍAS HINCHADAS Y SANGRANTES

Para tener dientes sanos, se necesitan encías sanas y fuertes.

Cuando las encías están infectadas, están rojas, hinchadas y

separadas del diente y sangran con facilidad al limpiar los dientes.

La infección de éstas se llama enfermedad de las encías o “piorrea”.

La enfermedad de las encías, así como la infección de los dientes, se

produce cuando el ácido los toca.
Este ácido se produce cuando losalimentos blandos y dulces se mezclan con los microbios.